OVB Osteopatía Visceral Biológica

Próximo seminario: 16, 17, 18 y 19 de abril de 2020 en Madrid

El conjunto de las vísceras, ligamentos de sostén y superficies de deslizamiento (meninges, pleura, peritoneo y pericardio) están sometidos a una actividad diaria más o menos intensa. Para que dicha actividad se desarrolle con normalidad es imprescindible que todos los tejidos gocen de unos niveles mínimos de movilidad, flexibilidad y elasticidad. De esta manera se asegura el aporte vasculonervioso para garantizar el suministro de nutrientes y la retirada de los desechos celulares, producto de las funciones digestiva, respiratoria y circulatoria.

En el estudio visceral encontramos problemas reflejos, como consecuencia de focos irritativos del eje vertebral, alteraciones mecánicas por solicitación del sistema suspensor en sus inserciones musculoesqueléticas, intervenciones quirúrgicas que modifiquen la homeostasis y la relación posicional de los órganos, procesos infecciosos, alimentación inadecuada y alteraciones psicosomáticas que pueden ser el origen de todo lo anterior.

Osteopatía visceral

La osteopatía visceral es una disciplina de manipulación orgánica cuya herramienta única que se utiliza son las manos. El objetivo es recuperar la flexibilidad y elasticidad de los tejidos afectados para conseguir la mayor libertad de movimiento y motilidad en aquellas áreas donde hayamos encontrado una restricción.

Esta alteración va acompañada generalmente de una pérdida de función en el órgano.

Las manipulaciones se realizan con una fuerza suave y constante con las resistencias y respetuosa con el dolor.

El acceso al área afectada se ejecuta lentamente y con precisión, alcanzando la profundidad que los tejidos necesiten.

El nivel de actuación de esta terapia va dirigido a influir sobre las estructuras de sostén y de deslizamiento más que sobre el órgano en sí. Mejorando el entorno de cada órgano y su relación vecinal mejoramos las vías de acceso nutricional y de desecho. De esta manera la víscera cumple con mayor eficacia sus funciones y contribuye también a un mejor funcionamiento de la unidad corporal.

Esta especialidad denominada OVB – OSTEOPATÍA VISCERAL BIOLÓGICA, se caracteriza por integrar los conflictos biológicos asociados a cada órgano, lo que facilita la comprensión, por parte del terapeuta, del origen y la evolución de cada patología. Las maniobras de corrección se realizan contemplando el contenido biológico de cada víscera y contemplando el sentido biológico que tiene diseñado la Naturaleza para restablecer la situación cuanto antes. Esta formación está recomendada para osteópatas y para terapeutas con conocimientos de manipulación visceral.

Indicaciones de la Osteopatía Visceral Biológica

La osteopatía visceral puede tener numerosas aplicaciones en base a la cantidad de relaciones viscerosomáticas o somatoviscerales que nos podemos encontrar. Así, tenemos un interesante campo de acción: alteraciones digestivas, circulatorias, respiratorias, endocrinas, genitourinarias, articulares, mareos, vértigos, insomnio, alteraciones del comportamiento, ansiedad, depresión.

CONTENIDO

Cavidad abdominal

  • Inervación.
  • Revisión del eje vertebral.
  • Estómago.
  • Hígado.
  • Vesícula biliar.
  • Intestino delgado.
  • Intestino grueso.
  • Peritoneo.
  • Páncreas.
  • Bazo.
  • Riñón.
  • Uréteres.
  • Vejiga.
  • Próstata.
  • Ginecológico.
  • Relaciones psicosomáticas.

Cavidad torácica

  • Armazón rígido:
    – Las costillas.
    – El esternón.
    – El hombro.
  • Armazón blando:
    – La pleura.
    – El pericardio.
    – Las fascias del cuello.
  • Armazón visceral:
    – Los bronquios
    – Los pulmones
    – El corazón
  • Relaciones psicosomáticas.
  • Clínica.