PBP El Poder Biológico de la Palabra

Próximo seminario: 25 de mayo de 2019 en Madrid

La palabra es, para la conciencia, lo que la mano para el cuerpo. Es el instrumento de los instrumentos. La palabra es la llave que cierra y abre todas las puertas de la comunicación. Y la mano es el instrumento capaz de sanar toda enfermedad. Al unirlas, surge la herramienta perfecta.

A través de este seminario ponemos a tu disposición recursos lingüísticos que detectan rutinas de expresión inútiles, facilitando la reprogramación de las creencias. A estos recursos les sumamos la potencia de la Osteopatía Craneal para armonizar los focos cerebrales que contienen dichas rutinas. Esos focos, que se comportan como cortocircuitos, se instalan sobre territorios del cerebro que controlan órganos, influyendo en su metabolismo.

El PBP ofrece un camino dual de autoconocimiento: mediante la escucha de la palabra y mediante la escucha del cerebro.

Todo ello lo facilitamos con la cartografía del cerebro con sus órganos reflejados y sus palabras y expresiones relacionadas, para que reconozcas cuáles te resultan útiles y cuáles no. De este modo, reformulando el discurso y liberando los focos cerebrales, mejoras el rendimiento físico y mental. Porque hay palabras que debilitan y hay palabras que refuerzan.

El PBP, de manera sencilla y a la vez profunda, libera la psique, libera el cerebro, libera los órganos, y coloca a la persona en un nuevo orden de percepción del entorno.

CONTENIDO

  • La escucha de la palabra y su interactuación con los órganos.
  • Rutinas de expresión inútiles.
  • Recursos lingüísticos:
    • Hablar más despacio.
    • Escuchar.
    • Uso de sinónimos-contrarios.
    • Etimología.
    • Palabras-Frases beneficiosas.
  • El cerebro y sus hojas embrionarias.
  • Cartografía del cerebro: endodermo, mesodermo cerebeloso, mesodermo cerebral y ectodermo.
  • Órganos y tejidos reflejados.
  • Palabras-expresiones relacionadas.
  • Escucha del cerebro:
    • Localización de rutinas de expresión inútiles.
    • Liberación de los focos cerebrales que contienen dichas rutinas.
    • Liberación de las áreas de control del lenguaje de Broca y de Wernicke.